Got 0 bytes response, method=default Response decode error  Fortísima influencia del monstruo de la agroquímica sobre la investigación científica
 

Mieli d'Italia

  • Aumenta dimensione caratteri
  • Dimensione caratteri predefinita
  • Diminuisci dimensione caratteri
HOME En - Fr - Es - De Español Fortísima influencia del monstruo de la agroquímica sobre la investigación científica

Fortísima influencia del monstruo de la agroquímica sobre la investigación científica

email Stampa PDF
24 septiembre 2012 italiana 18x12

ape con un microchip per studio localizzazioneEl periódico Le Monde revela cómo Syngenta y las multinacionales de la agroquímica condicionan a una buena parte de los investigadores y de la comunicación científica que habla del declive de las abejas.

Alguna gente, y hablamos de mucha gente...probablemente la mayoría, necesita fondos para subvencionar sus actividades y su carrera, y están dispuestos a vender el alma al diablo para conseguirlo, especialmente cuando el diablo parece invencible, imparable. El problema es que el riesgo de darse un trastazo aumenta cada día más y más. Un ejemplo claro es el que ha ilustrado el periodista Stéphane Foucart en el periódico Le Monde del 23 septiembre: uno de los muchos "investigadores" con las manos atadas por las multinacionales.

Lee el artículo traducido por Unaapi:


El investigador, la agroquímica y las abejas

El laboratorio de James Cresswell está vinculado a Syngenta, empresa propietaria del pesticida Cruiser
  
henry_mickael-equipeEl estudio había provocado un gran escándalo. Dirigido por Mickaël Henry (Inra: Instituto nacional de la investigación agrícola) y publicado en el "Science" de abril 2012, demostraba que una gran parte de las abejas recolectoras no conseguía volver a la colmenas cuando se exponía a pequeñas dosis del pesticida Cruiser, recientemente prohibido en Francia en la colza.
 
Sobre este estudio, el viernes 21 de septiembre la revista Science ha publicado un "comentario técnico" , escrito por investigadores del Reino Unido, que pone en tela de juicio las conclusiones de Henry y coautores.
 
 

   

¿Una simple discordancia académica o un caso emblemático de influencia secreta de la industria sobre la ciencia?
 
No se discute la conclusión del trabajo: como efecto de la suministración de dosis ínfimas de tiametoxám (principio activo del Cruiser), una parte importante de las abejas no vuelve a la colmena.

Henry y sus co-autores lo han demostrado gracias a una técnica que incorpora un microchip de localización a las abejas (Rfid).

"Lo que se ha cuestionado es el modelo matemático utilizado para evaluar el efecto de la desorientación de las recolectoras con respecto al desarrollo global de la colonia", explica Mickaël Henry.
 
Según este modelo, una colonia en el momento en que entra en contacto con el insecticida, que es durante la floración de la colza, tiene un nivel de crecimiento natural del 11 % al mes. El crecimiento es insuficiente para compensar las pérdidas por efecto del Cruiser. Pero según la opinión de los que han objetado el artículo, el crecimiento natural es del 40 %, lo cual sería suficiente para permitir reemplazar las abejas que se pierden a causa del pesticida.

¿De dónde se sacan este dato del 40%? De un trabajo que se llevó a cabo en 1980 sobre 3 colmenas fuera de un contexto de cultivo de colza, llevada a cabo por investigadores franceses...

Como respuesta, los investigadores franceses han reiterado sus datos de campo: 4 años monitoreando más de 200 colonias. Los datos relevados son del orden del famoso 11 % (el máximo observado fue del 18 %)...

James CresswellPor lo tanto la crítica es totalmente infundada. ¿Punto y final? No, no. Resulta que el laboratorio de  James Cresswell (Universidad de Exeter), y autor principal de la objeción publicada, está financiado por Syngenta, propietaria del Cruiser. Contra todas las normas de la ética el autor no ha declarado este pequeño detalle de conflicto de intereses.

El 8 de agosto, la Universidad de Exeter, anunció públicamente la creación de un nuevo puesto para un investigador, "financiado por Syngenta", con la misión de "ayudar al Dr. James Cresswell en sus investigaciones". Justo el 8 de agosto..., es decir el día exacto en el que "Science" aceptó la publicación del "comentario técnico".

Le Mondo ha contactado al investigador inglés, que ha asegurado que su artículo se presentó a la Science para ser revisado mucho antes de que Syngenta decidiese financiar su laboratorio. Sin embargo, una cosa que no es en absoluto normal, ya que estamos hablando de "comentarios técnicos" y no de un trabajo de investigación original, la Universidad de Exeter ha publicado el 21 de septiembre un comunicado de prensa, con un gran impacto en internet, que se titulaba: "No está demostrado que los pesticidas sean los responsables del declive de las abejas".

Ignorando el rigor científico del trabajo de los investigadores franceses, el texto afirma que "la investigación francesa no es imparcial". Y recuerda, que "probablemente el gobierno francés ha utilizado este artículo para justificar la asunción de la reciente decisión de prohibir (...) el Cruiser" ...

 
Stéphane Foucart - Traducción Unaapi -