Mieli d'Italia

  • Aumenta dimensione caratteri
  • Dimensione caratteri predefinita
  • Diminuisci dimensione caratteri
HOME En - Fr - Es - De Español ¿Inspectores monitorizando pesticidas? Otro funcionario inglés cambia de chaqueta. !Helen Thompson al servizio de Syngenta!

¿Inspectores monitorizando pesticidas? Otro funcionario inglés cambia de chaqueta. !Helen Thompson al servizio de Syngenta!

email Stampa PDF
14 agosto 2013 inglese 18x12 italiana 18x12

vignetta scienziati corrottiFuentes: Coordinamiento apístico europeo [EN], The Guardian [EN], Le Monde [FR], Unaapi [ES]

Helen Thompson, funcionaria inglesa e investigadora apística de la Agencia inglesa de investigación medioambiental (Fera), ha hecho público su trasferimento como empleada a la multinacional agroquímica Syngenta, empresa lider de producción de insecticidas.

La historia se repite y otro "investigador" va a trabajar explícitamente para la misma empresa que en teoría se encargaba de "regular y controlar", lo que deja claro que en el sector público no existe una definición efectiva e eficaz de "controlador" y "controlado".

Hasta hace dos días Thompson ha coordinado el equipo de los inspectores de riesgos medioambientales de Fera. Ha publicado un montón de trabajos, algunos de ellos para el "grupito" de las multinacionales, como Syngenta. Si no fiuera poco ha representado al Reino Unido come experta apística en un gran número foros de consulta de Efsa (Agencia europea por la seguridad alimentaria) y de otros organismos científicos y públicos. Ha firmado informes que niegan que exista cualquier tipo de relación entre el declive de las abejas y los pesticidas. Ha intervenido públicamente en ruedas de prensa y periódicos e incluso en televisión, minimizando y negando que exista una preopación sobre efecto de los pesticidas en las abejas.

La última "perla" producida por la "funcionaria pública" ha sido un estudio que casualmente se publicó a toda prisa en abril del 2013, justo antes de que se tomase la decisión Ue sobre los neonicotinoides, que "aseguraba" que estos pesticidas no causaban ningún tipo de problema a los abejorros. Estudio enormemente difundido por los medios de comunicación de todo tipo y por organizaciones agrícolas: por ejemplo en Italia, es uno de los pocos trabajos científicos cuyos resultados ha publicado la Coldiretti. La revisión científica del artículo llevada a cabo por Efsa, le dió el golpe de gracia al "valor científico" de su autora, clasificando el trabajo como infundado y poco fiable (The Guardian, [EN]).

Este coherente "cambio de chaqueta" de Helen Thompson, esplícitamente al servicio de la industria pesticida, recuerda el caso de la funcionaria francesa Anne Alix, que trabajaba para Novartis (una de las empresas fundadoras de Syngenta), y que pasó a cubrir el puesto estratégico de evaluadora "pública" del riesgo ambiental de los pesticidas para el gobierno francés. “Casualmente” el único tratamiento para semillas de maíz autorizado en Francia hasta el 2013 fué el Cruiser, justamente de Syngenta. También Anne Alix, después de haber ocupado un puesto de importancia internacional en la esfera decisional sobre el tema de las abejas (Icpbr, Eppo, Ocse y Efsa), trabajando en estrecha colaboración con Helen Thompson, ha pasado a trabajar de forma explícita para el coloso agroquímico Dow AgroSciences.

Otro ejemplo es el investigador "independiente" James Cresswel, que tras haber intentado (inutilmente) desmontar la validez científica de un trabajo de investigación francés sobre las abejas, ha obtenido como recompensa a su apreciadísimo activismo, una subvención de Syngenta para su laboratorio, poniendo una vez más de manifesto la influencia omnipresente de los intereses económicos agroquímicos en los estudios científicos.

El Coordinamiento apístico europeo está convencido de que el objetivo es crear confusión y dificultar la toma de decisiones públicas sobre el polémico tema de los pesticidas y de la mortandad de las abejas.

Por lo tanto, el Coordinamiento apístico europeo ha exortado a las autoridades europeas y a los Países miembros que se consideren ilegales estos sospechosos saltos e intercambios profesionales entre "Agencias que se encargan de regular los pesticidas" y los productores de pesticidas. La pública administración debería asumir únicamente científicos que sean verdaderamente independientes y que puedan darles informaciones objetivas e imparciales. Es hora de que se adopten medidas eficaces para contener la presión feroz de la industria de los plaguicidas sobre las instituciones públicas y los organismos reguladores.


Fuentes:
 
Comunicado de prensa del Coordinamento Apistico Europeo [EN], [IT] (pdf)